NEMOURS SANTANA, DIRECTOR DEL HOGAR AYMY                 Descargar en PDF

Mi nombre es Nemours Santana pero todo el mundo me llama Tipapa (pequeño papa) tengo 31 años y empecé trabajando en Ayitimoun Yo en el mes de noviembre del 2013, actualmente soy el director del centro. Antes trabajaba con mi padre que es pescador y vendíamos el pescado en Puerto Príncipe, trabajé con el durante dos años.

Hace unos años hice junto a mi padre una escuela en La Saline (barrio muy pobre de pescadores de Anse a Pitres) .Era una escuela en la que los niños no tenían que pagar por ir, estaba financiada por una organización de americanos, iban muchos niños y los americanos se encargaban de pagar el material, los libros y a los profesores, pero desde hace seis años no funciona porque la organización no tiene mas dinero para pagar a los profesores.

¿Cuándo empezaste a trabajar en Ayitimoun Yo?

Conocí Ayitimoun Yo viendo a Lucia y Alexis con los niños en la escuela Amsaï, una organización vecina. Jocelin (educador que trabajó 3 años en Ayitimoun Yo) y yo fuimos los primeros haitianos en trabajar como voluntarios en Ayitimoun Yo, esto fue a finales de 2010. Trabajé como profesor durante un mes y luego me fui a Jacmel para seguir mis estudios.

Un día, Nelson, consejero de Ayitimoun Yo, me comentó que se iba a hacer una reunión para hablar de la organización. Una organización de Pedernales decía que Anse a Pitres no necesitaba un centro de niños. Fue mucha gente a la reunión, yo me presenté porque también quería hablar, pensaba que Anse a Pitres necesitaba algo así, quería asistir porque conocía el trabajo que hacían y quería apoyarles. La realidad es que había muchos niños viviendo en las calles de Pedernales y nadie les decía nada, nadie les ayudaba.

Si de repente llega una organización que quiere ayudarles hay que dejarles solucionar ese problema, sin embargo la gente no siempre confía en que la ayuda se haga realidad o en que el problema pueda solucionarse. La gente que asistía de Puerto Príncipe apoyaba a la idea, decían que era bueno hacer el centro ya que no hay nadie ocupándose de estos niños. El problema no es solo en la calle si no en sus casas, porque algunos tienen familiares en Anse-à-Pitres.

Pero estos niños se van de sus casas porque en su casa no tienen comida, sufren mucho y por eso se encuentran en Pedernales para poder ganar dinero y conseguir comida.

En esta reunión tuve la oportunidad de apoyar y de poder dar mi opinión y hablar mas con Lucía. Dos años después, volví a vivir en Anse a Pitres. Jocelin dejaba su puesto de educador para ir a estudiar en Puerto Príncipe y me recomendó a Alexis. Reemplacé a Jocelin en el puesto de educador durante unos meses y luego Lucia me propuso el puesto de director que ocupo desde entonces.

 ¿Cómo te ha influido el trabajo?

 Para mi este trabajo es un ejemplo de cómo deberíamos de vivir, ayudando a los niños, a la gente que mas lo necesita.

Ayitimoun Yo consigue hacer ver la realidad de otra manera, es impresionante ver como un grupo de personas vienen aquí para ayudar a los niños, esto no suele pasar en las comunidades, es posible encontrar gente que realice estas actividades en Puerto Principe, pero en una comunidad pequeña como Anse a Pitres no es fácil. Ayitimoun Yo es diferente, ayuda a la gente que trabaja, a los niños, vienen voluntarios de diferentes sitios de Europa.

Me ha cambiado mucho la vida desde que trabajo en Ayitimoun Yo, siento un amor muy grande por los niños y la gente, desde que trabajo aquí me siento diferente, Trabajando aquí me siento muy feliz.

 

¿En que han mejorado este ultimo año los niños y el equipo?

 En mi opinión los niños están cada vez mejor, yo les ayudo mucho con el comportamiento y también intento ayudar al equipo ya que esto hace que la ayuda llegue a los niños. En el nuevo centro que hemos podido construir gracias a la colaboración de mucha gente anónima que confió en Lucía y Alexis desde Europa y donó dinero, todo ha mejorado.

El comportamiento de los niños es mejor, además los educadores antes se peleaban con los niños y han aprendido a respetarles. Por ejemplo, antes los niños se peleaban cada día, se tiraban piedras y los educadores no sabían como responder, ahora han aprendido a tratarles con más herramientas y más calma, es muy diferente, siento que todo va mucho mejor.

 ¿Cuáles son los retos personales y profesionales?

 Mis objetivos personales serían poder estudiar, poder ir cada fin de semana a Barahona (República Dominicana) a la universidad y estudiar ciencias políticas pero ahora mismo no tengo dinero para poder hacerlo, necesitaría dinero para moverme hasta allí y para pagar la universidad.

Mi padre ahora no puede ayudarme ya que está pasando por un mal momento económico, pero él ha visto mucho potencial en mi en el tema de la política, piensa que es algo vocacional.

Si algún día consigo estudiar en la universidad me gustaría seguir trabajando en Ayitimoun Yo y poder ser diputado o alcalde, así poder cambiar las cosas que funcionan mal.

Me gustaría que un día Ayitimoun Yo sea un ejemplo de Haití, hay muchas organizaciones que trabajan, pero Ayitimoun Yo es diferente a cualquier institución, tienen mucho respeto hacia la gente , el respeto a cada persona y el amor.

Sin embargo las instituciones funcionan de manera bastante inestable y es difícil apoyarse en ellas.

En Anse a Pitres ahora la gente habla muy bien de Ayitimoun Yo, por que la organización ha demostrado su valor a dentro de la comunidad. Muchos dicen que es la mejor organización que hay en la comunidad, por que lo hacen sin interés y trabajan mucho, hay muchas organizaciones que trabajan con mucho dinero y tienen coches pero no vemos grandes resultados.

 

Por otro lado, ahora se suman a Anse-à-Pitres nuevos retos:

 

El ministerio de medio ambiente recomienda que no se puede corte madera verde para hacer carbón, y aunque el carbón es una de las fuentes de sustento de la comunidad haitiana, lo es porque muchas veces no tenemos otra alternativa. Este es el problema, no se dan alternativas y la gente que no puede encontrar otro trabajo.

Para los pescadores es igual, ahora no pueden usar redes finas tienen que ser mas gruesas y los pescadoresno tienen recursos para comprarlas. Tampoco pueden ir a pescar grandes pescados, no son profesionalesLa gente no sabe hacer otras cosas para ganar dinero, no tienen ninguna formación.

Por eso necesitamos con urgencia desarrollar nuevas alternativas de sustento, programas de formación que brinden nuevas alternativas que sean más respetuosas con el medio ambiente y que nos permitan a la vez vivir de manera digna.