FINA SANTANA, RESPONSABLE DEL HOGAR

Me llamo Fina Santana y tengo 29 años, nací en Anse-à-Pitres pero en seguida me fui a Jacmel a vivir con mi tía hasta los 12 años ya que mi madre no quería que me criara en Anse-à-Pitres. Después me mudé con mi madre a Puerto Príncipe y allí pude ir a la escuela.

Volví a Anse a Pitres justo después del terremoto y para quedarme del todo hace un año. Después del terremoto me quedé en shock y me costó mucho recuperarme. Ahora me encuentro mucho mejor, trabajo en AYMY y soy la responsable de la salud y del hogar. Antes de trabajar aquí trabajaba en la tienda de mi madre para ayudar a mi familia.

¿Cuándo empezaste a trabajar en AYMY?

Conocí AYMY cuando la asociación alquilaba la casa que era de la madre de un amigo mío. Luego me fuí y cuando volví en 2014 empecé a trabajar vendiendo ropa y mi hermano (Tipapa) trabajaba ya en AYMY. A través suyo empecé a enterarme bien de todo lo que hacían por los niños, y como Aymy necesitaba más trabajadores vinieron a hablar conmigo y me ofrecieron una oportunidad. Empecé a trabajar en julio del año pasado en el campamento de verano.

Ya llevo nueve meses trabajando en AYMY y me encargo del centro, tengo que supervisar la limpieza, la ropa, la comida, también soy la responsable de la salud, cuido a los niños cuando están mal, me encargo de ordenar el botiquín y también hago seguimiento de las fichas medicas de los niños.

 

¿Cómo te ha influido el trabajo?

El trabajo me ha influido de manera muy positiva, he aprendido muchas cosas, sobre todo del cariño por los niños, de ver como se cuidan unos a otros y de como los más mayores ayudan en la educación de los pequeños.

Me ha cambiado mucho la vida, antes mi madre me daba todo lo que necesitaba y ahora puedo ser independiente, este trabajo me ha enseñado a cuidar de los niños, me gusta mucho Ayitimoun Yo, los empleados y los voluntarios son muy buenas personas y los niños me hacen muy feliz.

Además de organizar el hogar y supervisar para que todo funcione bien también he aprendido a organizar actividades con ellos, a entenderles mejor y saber tratarles con respeto.

Mi labor como enfermera me gusta mucho, me he dado cuenta de que me gusta ayudar a los demás y tratar a la gente que está enferma, tengo mucha paciencia y he descubierto una vocación en mi que no sabía que tenía.

Hay muchos niños que me quieren aquí , yo no tengo muchos amigos en Anse-à-Pitres y en el hogar me siento bien, paso muy buenos momentos, me río mucho con los niños, es muy buena la labor que se hace por la comunidad.

A veces hay niños que faltan el respeto y que se comportan mal y a veces me cuesta entenderles. Es un aprendizaje continuo, y hay que saber poner límites, orden, y enseñarles que hay que respetar a los adultos, sobre todo a las mujeres ya que vivimos en una sociedad en donde muchas veces no se respetan los derechos de las mujeres.

 

¿En qué han mejorado este ultimo año los niños y el equipo?

 En mi opinión ha cambiado todo mucho desde que estamos en el nuevo centro, es mucho mas amplio y los niños tienen mas espacio para jugar. Tener un hogar propio hace que la situación sea mejor y mas fácil para todos, para organizarnos y llevar un orden.

Los educadores también se están adaptando mejor y están aprendiendo a conocer mejor las necesidades de los niños. Aunque también pienso que queda mucho trabajo por hacer todavía y que poco a poco vamos mejorando todos cada día.

 

¿Cuáles son tus retos personales y profesionales?

Hoy por hoy estoy feliz en AYMY, porque aprendo muchísimo y tengo independencia económica.

En un futuro, cuando ahorre, me gustaría estudiar medicina. Mi sueño es poder ser doctora algún día y ayudar a los que mas lo necesitan. Me encantaría poder tener mi trabajo y ayudar y asistir a personas que no lo pueden pagar, ya que en Haití hay mucha necesidad y muy poca gente que se puede permitir pagar tratamientos médicos.

FINA SANTANA CON LOS NIÑOS