nuestra visión

Querida mamá

 
 

No tengo mucho tiempo para escribirte, mamá. Debo volver a cruzar la frontera pronto, ya que los militares se están poniendo cada día más pesados incluso con los extranjeros por el tema del cólera. Antes quería contarte lo que estamos haciendo para ver si puedes ayudarnos. Tú me conoces y sabes que siempre se me ha dado bien expresar, hablar, escribir cosas, pero para explicarte todo esto no existen palabras que le hagan justicia. Por eso me gustaría que vinieras a verlo, porque solo así entenderías realmente por qué he decidido hacer lo que estoy haciendo.

Hoy me he pasado la mañana entre abogados acompañada por los agentes de Unicef de la zona que nos están aconsejando en los procedimientos legales que necesitamos para constituir legalmente la organización para ocuparnos de los niños que tenemos a nuestro cargo, ya que ahora todo es ilegal y, tristemente, corremos el riesgo de que nos puedan denunciar simplemente para sacarnos algo de dinero.

Cada día esto es más duro. Estamos construyendo la casa que ya sirve como orfelinato, pero que aún no tiene ventanas ni puertas ni electricidad ni baño. Aquí esto es de lo más normal, ya que nadie tiene baño ni agua ni electricidad. Nadie menos las organizaciones internacionales en la zona, que viven como dioses en medio del infierno. Pero bueno, ese es otro tema, tan triste y aberrante, tan largo y frustrante, que prefiero guardar para otro día..

 

Lucia Lantero
Fundadora

 
  El nombre original de la Fundación, Ayitimoun Yo, quiere decir los niños de Haití en el dialecto de Ansé à Pitres.

El nombre original de la Fundación, Ayitimoun Yo, quiere decir los niños de Haití en el dialecto de Ansé à Pitres.